jueves, 11 de diciembre de 2014

ENTRE DIDÁCTICAS, CURRÍCULO, CERTIFICACIONES Y TÍTULOS (Calidad)

Qué difícil es en materia educativa, establecer criterios y parámetros para calificarla, en términos de una "buena" educación. El concepto de "calidad" prestado de la industria y de la administración desde la década de los 80 al ámbito educativo, marcó sin duda, un hito importante. Hizo que se mirara a la educación y a la acción educativa, desde otra perspectiva. Que se le colocasen parámetros y criterios (prestados) para medirla, calificarla y juzgarla. Desde entonces, muchos procesos para ejecutar estas operaciones calificativas, han ido , sin duda, perfeccionándose, reinventándose, y se han constituido en casi, verdades absolutas para medir y juzgar a la educación, en términos de calidad (concepto que no nace en la ciencia educativa).


No se puede negar, sería absurdo, que muchos de estos aspectos nos han permitido analizar, visualizar, procesos en la acción educativa que eran necesarios de contemplarse, tales como el avance o progreso  curricular, la planificación, planes estratégicos, entre otros procesos e instrumentos que nos han dejado y que además han quedado incorporados a la cultura educativa. Pero ¿En qué consistirá la "buena educación"?

No habla de la educación de calidad, sino de la buena educación, y tal vez podamos hacer una distinción entre una y otra, o tal vez también encontremos complementariedades o antagonismos.

Creo que la educación de "calidad" parece ser toda aquella que logre alcanzar determinados estándares preestablecido y que en comparación con otras realidades (que deben tener estándares más elevados) se está próximo a lograr. En el mundo se han establecido (no sé si con o sin intención) estándares, y además instituciones, que miden esos estándares, para poder calificar a países, escuelas y cualquier institución educativa, y otorgarle una ubicación y una descripción de cuan cerca o lejos se encuentra de alcanzar la calidad de la educación. Es muy probable que en la sencillez de mi descripción cometa alguna barbaridad que atente contra la complejidad y pureza de estos procesos de medición de la calidad. No obstante, no me cabe duda, que hay quienes si saben de calidad y nos colocan, además, los parámetros y estándares,  a los que debemos llegar. Obviamente, como cualquier ser humano y sensible, nos sentiremos muy mal, cada vez que nos miden y no llegamos a los esperado.

No encabezo, ningún movimiento anti calidad, solo hago la reflexión, de preguntarnos y re mirarnos para identificar en algo, si realmente  estamos caminando como deseamos, más que como debemos.

La buena educación, me hace sentir como menos ajustado a parámetros, como que la buena educación, parece ser todo aquello que desarrollado produce el bien a los demás. Entonces creo, que acá tenemos que hablar de la felicidad, de la alegría, del placer, del disfrute, del esfuerzo, de la perseverancia. Claro está, que nada de estos parámetros son tomados en cuenta y mucho menos, medidos por cualquier estándar de calidad. La razón? Son cuestiones complejas y relativas. Y, ciertamente que lo son, pero también es cierto , que es lo que la humanidad siempre ha perseguido y hoy está casi olvidado.

Nuestras preocupaciones en muchas instituciones educativas, va más por obtener ubicaciones o rankins, que nuestros estudiantes superen en puntajes, indicadores y otros parámetros, mucho más que  buscar que se sientan felices y que disfruten de lo que aprenden y de sus experiencias de aprendizaje. Debo traer a cuenta a dos pensadores y educadores y con ello termino mis reflexiones. Pablo Latapi (Educador, Mexicano) quien en una reunión en los 80, dijo hay un indicador de calidad que todos olvidan: "la sonrisa de sus estudiantes". Y otro pensador José Ignacio López Soria (Filósofo, Español), quien en una reunión académica reciente, hizo recordar a connotados académicos, que la educación se ha olvidado de su esencia, interpreto: construir la autonomía de la persona y por tanto contribuir a la construcción de la libertad de la persona humana.

Cuanto deseo que los procesos industriales, que la gerencia y la administración , ayudarán a la educación a establecer los estándares para ser felices y ser personas humanas libres. ¿Será esto posible?

4 comentarios:

  1. Profesor Uribe: me ha parecido muy interesante su artículo. Está planteado desde una perspectiva muy amplia. En el medio educativo mucha gente habla de "calidad de la educación" desde un ángulo muy estrecho y muchas veces sin saber a qué se está refiriendo. Todos reclaman calidad pero en realidad está haciendo referencia a un concepto vago que puede ser entendido de múltiples manera. Con demasiada frecuencia se confunde la calidad con incremento de matrícula o asuntos similares. Pero, como bien lo dice usted, se olvida si esos nuevos niños que entran al sistema educativo son realmente felices. Hace unos cuatro años hicimos una evaluación de todos los colegios públicos de Bogotá (un poco más de 500) y encontramos que en los "indicadores" tradicionales (cobertura, desempeño en pruebas masivas, etc) no había buenos resultados. Pero conversando con los estudiantes notamos lo importante que en términos vitales era el colegio para ellos. Su voz era de esperanza, incluso, y resulta paradójico, para escapar a los ambientes hambre y violencia entre otros. Entonces aquí es importante introducir conceptos como pertinencia, significado personal, etc. que no son medibles (y por eso no se tienen en cuenta), pero que posiblemente son más interesantes para revelar el verdadero papel de la escuela. Nos hemos ido más por una mirada exclusiva al aprendizaje de contenidos que por supuesto son muy importantes pero ni siquiera los hemos visto desde el ángulo de la pertinencia: ¿lo que se aprende tiene un vínculo con la vida, con la realidad? Todos deben saber, por ejemplo, matemáticas. ¿Pero qué estamos enseñando y cómo sobre matemáticas? ¿Y qué están aprendiendo los estudiantes? Y nos olvidamos de otro aspecto muy importante: la construcción de la persona y el ser social y como usted lo señala: la autonomía y la libertad.
    Bienvenidas sus interesantes reflexiones y es muy importante continuar dando un debate sobre qué es lo que se entiende por calidad de la educación que ciertamente no es lo que miden las pruebas Pisa.
    Guillermo Torres

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. preciado Guillermo, muchas gracias por tus aportes y valiosos comentarios. Por cosas que uno nunca llega a saber muy bien, escribí un comentario en respuesta al tuyo y nunca apareció. Debo decirte que comparto muchas de las reflexiones que enriquecen mi post y lo complementan. El tema, ya más en singular, de la pertinencia, es materia de una larga reflexión, asimismo, lo de PISA (que tanto angustia a nuestras naciones). Gracias nuevamente.

      Eliminar
  2. Estimado César:

    Con mucho agrado he leído su columna y comparto plenamente lo que comenta Guillermo, acerca de lo mucho que se habla en Chile sobre "Calidad" en la Educación. Este concepto está tan manido que ya perdió su significado, al menos, su significado más profundo... aquél que se conecta con formar seres humanos de calidad. Lo mismo pasa cuando se habla de la Educación como un proceso "integral"... concepto igual de mal usado, al punto de que se ha convertido en un eslogan más de toda la publicidad que se utiliza para vender a diario.

    Como profesora y como persona, creo que la Buena Educación parte por casa y, lamentablemente, esto se ha olvidado. Asimismo, este concepto debe valorar tanto al alumno como al profesor e integrar a toda la comunidad educativa en el proceso de aprendizaje, de otro modo... no funciona. Nos falta cultura para crear comunidades de aprendizaje y comenzar a desarrollar una educación de calidad, donde el respeto y el cariño por el otro sean centrales y donde la calidad no pase por lo monetario, lo político o lo conceptual... que sea una realidad visible y emanada de la experiencia de todos quienes forman parte de la comunidad educativa, que la calidad se vaya construyendo día a día y que no se entienda como algo acabado, sino en contante proceso de cambio, mejora y evolución.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pauly, gracias por tus comentarios y reflexiones. Efectivamente, mi intención ha sido atraer la atención sobre un tema que se maneja de múltiples maneras y en diferentes circunstancias y en su nombre se comenten atentados, muchas veces, contra la esencia misma de la educación. Es importante, sumar esfuerzos para ir colocando puntos al respecto. Gracias

      Eliminar

Tu opinión es siempre importante. Muchas Gracias