miércoles, 5 de julio de 2017

¿QUÉ ES EDUCAR PARA LA VIDA?

Gracias a Pelusa Villanueva
Detrás de esta sencilla pregunta hay dos grandes conceptos muy complejos: la vida y la educación. Me arriesgo a decir por tanto, que la pregunta es desde ya, complicada y su respuesta o respuestas, lo es aún mucho más.
¿Qué es la vida? y en ese marco qué será educar. trataré de ordenarme en mis ideas y en intentar reflexionar sobre la interrogante y sus posibles respuestas.
Creo que lo primero que podríamos responder sobre qué es educar para la vida, tiene que ver con comprender precisamente qué es la vida. Educar para la vida será contribuir a desarrollar la reflexión y la comprensión de qué es la vida misma. Como conglomerado humano, es muy necesario que la educación como sistema y como conjunto de acciones que educan, logren desarrollar en los niños, adolescentes y en la sociedad el sentido de la vida, de descubrir qué es, qué finalidad, por qué y para qué es la vida. Educar para la vida es que todos podamos comprender ese sentido y propósito de vivir individual y colectivamente.
Desde esta última idea cuelgo otra, vivir juntos. Educar para la vida, no puede reducirse a comprender el sentido y propósito de la vida, sino que también no conduce a la comprensión de vivir juntos, como comunidad, como colectividad. La vida también se debe comprender con el otro, con nuestro alter. Desarrollar la comprensión para estar juntos, desarrollar las capacidades para convivir, comprender nuestra diversidad y nuestras diferencias. Esto quiere decir, que comprender a los demás para poder tener una convivencia humana y humanizante, es también entender, aceptar y valorar que no somos iguales, que nos reconocemos distintos y que no tenemos por que ser igual a los demás. Tenemos lazos que nos unen pero también en medio de esos lazos, hay características singulares y que matizan a la humanidad. Entonces, una primera respuesta a mi pregunta inicial, puede ser que educar para la vida, es comprenderla en sí misma y que esta comprensión nos conduzca a la comprensión también de la convivencia.
Educar para la vida, también tiene que ver con el conocimiento de sí mismo y en el desarrollo de mecanismos para su autorregulación. Desde allí reconocer sus intenciones, propósitos, valores y valoraciones, decisiones, motivaciones e intereses entre otros aspectos de la vida interior y que nos permiten vincularnos con la vida externa, vincularnos , otra vez, con los demás.
Tal vez, si la educación, la familia y la sociedad tuviesen como objetivos  formar a niños y adolescentes en estos dos aspectos: la comprensión y el conocimiento de sí mismo, nos estaríamos aproximando a encontrar el perdido sentido a la vida y quizá encontrar muchas respuestas a qué es la vida.
¿Será esto educar para vida? ¿Qué otras respuestas podrías ofrecer al respecto?

martes, 21 de febrero de 2017

FILOSOFÍA EN NIÑOS