lunes, 6 de julio de 2015

¿SER DOCENTE, SER AMIGO?


Analizábamos en clase con los estudiantes de educación sobre la importancia de la relación y la interacción entre el docente y sus estudiantes, valorando como ejes de esta relación,  el respeto a la persona, la comunicación transparente y la confianza. Surgió de Ellos la pregunta infaltable cuando se abordan estos aspectos ¿El docente debe ser amigo de sus estudiantes? ¿El docente es un amigo de sus estudiantes? ¿Puede o debe haber amistad entre docentes y estudiantes?
Respondí diciendo que tenía la convicción que si algún deber imperativo tiene el docente con sus estudiantes, es el de ser un "verdadero docente" y no el de ser amigo. Como se puede suponer, surgió de inmediato la siguiente interrogación: "Entonces ¿Tú no eres nuestro amigo?" Mi respuesta fue corta y dura: No.
En esos momentos sentí que me derrumbaba por dentro y también pude leer en sus rostros y en sus miradas la gran decepción de esa noche de clases. Al concluir la clase y camino a casa, me fui pensando y cuestionando mi posición, la cual he sostenido en muchos espacios de discusión y en otras clases. Era la primera vez que podía apreciar que mis estudiantes, me sentían amigo y que Yo no pensaba  lo mismo. Lo que siento y sentía por ellos en esos momentos, era un enorme cariño, respecto, confianza y consideración. Sin embargo, resultó muy complejo en esos momentos explicarlo.
¿Cómo docentes debemos ser amigos de nuestros estudiantes?
Considero que como docentes tenemos un rol profesional específico: ser docentes. Nada más.  Es importante resaltar que para desarrollar una acción educativa adecuada y generar aprendizajes, se requiere que la relación entre docentes y estudiante, esté basada en la confianza mutua, en el respeto recíproco, en la comunicación horizontal y en el logro de un clima favorable a las relaciones cordiales entre todos. Creo en ello, lo promuevo y lo intento vivir en cada experiencia como docente. Estoy convencido además, que es necesario y que ayuda a que mutuamente nos enriquezcamos como personas.
Ser amigo, es otra cosa. Todos tenemos amigos, y con ellos o ellas hemos logrado la confidencia, la complicidad, la broma, el secreto, el disgusto y el amiste, y hasta nos hemos enamorado. La amistad suele ser incondicional, se es amigo para "siempre". ¿Será esa tarea de la docencia? Sigo pensando que no.
Sin perjuicio de lo mencionado, lo que si puede ocurrir es que nuestros estudiantes nos sientan amigos por nuestra calidez, respeto y confianza brindada a ellos, y hasta decidan confiar situaciones, no obstante, es importante ser conscientes de los límites
¿Se puede ser confidente ante una situación irregular o ilícita de nuestro estudiante? ¿Estamos obligados a callar si supiéramos que el secreto confiado no es saludable moralmente hablando?  ¿Tenemos que actuar aunque eso pueda ser considerado una traición a la confidencia?
Si somos amigos de nuestros estudiantes, casi estamos obligados a callar; si somos docentes, está claro nuestro rol: orientar, decidir, encauzar, contribuir a solucionar.
Para ayudar a crecer como personas a nuestros estudiantes, pienso que debemos ser docentes. Nuestros amigos, seguramente han jugado un papel muy importante en nuestras vidas, pero muy diferentes a los que jugó algún maestro en nuestras vidas y que nos ayudó a crecer, a decidir o a enrumbarnos ¿Pudo algún amigo poder haber hecho lo que hizo ese docente con nosotros en su debido momento? Es muy probable que no.
Dejo abierto el debate. Es muy importante distinguir muchas veces, esa fina línea que separa la "buena docencia" de la "amistad" ¿Qué piensan?

24 comentarios:

  1. En fecha tan significativa y para el maestro haz tocado un tema que genera controversia frente a muchas disposiciones y capacitaciones orientadas a que el maestro sea amigo de sus alumnos; no obstante estos sean conceptos diversos.
    Se presta a confusión el hecho que el maestro tiene en sí un bien que dar y tiene la disposición de hacerlo al margen de la ética, es feliz dando pero no siempre es recíproco. La amistad es el verdadero amor que se distingue por ser mutuo, por ello los amigos recíproco querer hacer si el bien y con ello sin proponérselo alcanzan felicidad la amistad Es una virtud hermosa que congrega a otra lealtad honradez confianza amor incondicional etcéteradocencia y amistad no están divorciados en cuanto a las características de su rol como maestro pero si en su esencia fundamentalseñalar que efectivamente el maestro siente por sus alumnos un gran cariño respeto confianza consideración y un afecto especial que se valida todavía que transcurre en el proceso del aprendizajesin embargo y dada y la empatía por las circunstancias de la asignatura o características personales Y puede propiciarse una amistad o en su vida Futura y muy posterior a las jaulas

    ResponderEliminar
  2. La relación entre educadores y educandos debe ser amena, simple pero dirigida. La a mistad es otra cosa. Al igual que los padres, no debe existir amistad. Los amigos se perdonan, los padres no deben perdonar a sus hijos aberraciones, horrores si los cometen. Para mí es como el agua y el aceite.

    ResponderEliminar
  3. Amigos, gracias por sus comentarios y reflexiones al mismo tiempo. Lo que voy viendo es que parece no ser tan fácil hacer esta distinción o delimitar entre la amistad y otros sentimientos. Para mucho está muy claro y para otros no tanto. ¿De qué depende esta claridad para distinguir?

    ResponderEliminar
  4. Una buena relación entre docente y alumno en aulas, puede resultar en una amistad a posteriori, siempre que, de acuerdo con el autor de este artículo, se haya cumplido a cabalidad el rol que al docente toca desempeñar durante el proceso de enseñanza - aprendizaje, ser docente ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido con esta persona, ya que todo docente debe cumplir en un primer momento con su rol o roles que le corresponden, y si en el transcurso del proceso de aprendizaje, la empatía que se genere entre un profesor y su alumno(a) los lleva a generar fuertes lazos de amistad; creo que ellos pueden ser amig@s dentro y fuera del aula de clase.

      Eliminar
    2. La cuestión es saber manejar esa amistad con madurez.

      Eliminar
  5. Gracias por el comentario. Siempre queda abierta la posibilidad futura que una relación se transforme o cambie. Solo es importante resaltar que lo que nos toca como docentes es ser buenos docentes y no ser amigos

    ResponderEliminar
  6. Comparto la posición del amigo César Uribe, un docente debe brindar confianza, segurirad, apoyo a sus estudiantes, pero siempre debe haber esa distancia entre maestro y alumno. Un amigo es un confidente, complice. Un estudiante es alguien a quien se orienta, educa y forma.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Edwin por tus reflexiones. Las comparto también. No estoy muy seguro lo de distancia, creo que debemos ser cercanos, pero claro hay distintas maneras de acercarnos, la amistad no es el camino. Gracias

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. considero, que es importante que el docente muestre confianza con el alumno de esa manera, el alumno tendrá mayor libertad de expresarse y cada uno cumple con su rol, porque el alumno aprende del maestro y el maestro del alumno; y que mejor que mostrando la amistad, siempre y cuando aya ese respeto hacia el maestro, y no se confunda el alumno

    ResponderEliminar
  10. lucia hurtado estrada15 de junio de 2016, 22:00

    Si bien, es importante el establecimiento de reglas y imites como en toda relación afectiva, para la buena convenincia, considero que si, entre un docente y sus alumnos si puede y hasta cierto punto debe haber una amistad, porque con los amigos podemos ser libres ya que los elegimos por afinidades y de esta manera existira confianza entre ellos y nuestro desenvolvimiento en las aulas sera mas genuino, pero sin olvidar el respeto a los roles que cada quien desempeña en el aula, y sobre si podemos guardar secretos o cosas inadmisibles por el hecho de ser amigos,recordemos que los verdaderos amigos estan para apoyar incondicionalmente, pero tambien para hacernos reconocer nuestras fallas.

    ResponderEliminar
  11. claro que si puede haber una amistad entre docente y alumno,pero sin olvidar el rol de cada uno de ellos, sin perder ese respeto que ambos merecen. El docente debe de brindarle confianza al alumno para que haya una armonía y cierta seguridad.

    ResponderEliminar
  12. si se puede dar una amistad de amigos entre alumno-maestro dentro y fuera del aula siempre y cuando aya un limite de reglas para no sobre pasarlas y un respeto mutuo, que aya una confianza entre ambos para que no se pierda la amistad.

    ResponderEliminar
  13. se puede ser amigo siempre y cuando teniendo sus limites, debido a que como lo menciona la lectura se puede prestar a malos entendidos, y entonces hasta el docente puede salir perjudicado. sin embargo el docente elige quien debe ser dentro de su clase, si sus alumnos son personas maduras puede ser su amigo, no puede tratar igual a un alumno de secundaria, primaria, prepa a un alumno de licenciatura, maestria o doctorado. la amistad es individual y depende del grado de edad. pero todo con sus limites, solamente si existe verdadera confianza y madurez se peude ser amigo docente-alumno.

    ResponderEliminar
  14. considero que si es importante que los docentes sena nuestros amigos, siempre y cuando exista un limite,es decir, que exista un respeto de maestro a alumno y alumno a maestro. ami punto de vista creo que si es importante que nos llevemos bien ya que así se hace la clase mas amena y ademas si hay confianza existe una buena comunicación.
    por: urbina ramos elizabeth

    ResponderEliminar
  15. el maestro esta para guiar , educar no siempre se tiene que tener una relacion de amigos para con los estudiantes sin embargo si llegara a suceder si se tienen bien las bases de profesor y alumno , margando en todo momento limites no debiera de ocurrir malentendidos pues la confianza que se le da a un estudiante es importante y puede generar un apoyo para que este sea mejor sin llegar a ser cómplice de un estudiante
    por : evelyn Valdes

    ResponderEliminar
  16. María Luisa Romero Flores17 de junio de 2016, 16:10

    Desde mi perspectiva, es muy díficil una relación amistosa entre alumno y docente, tal vez podría llegar a lograrse, pero marcando los límites de respeto necesarios, desgraciadamente muchos alumnos son incapaces de establecer una relación de "amistad" respetuosa con sus docentes. Debe haber confianza y respeto para que las clases sean amenas e interesantes, pero jamás se debe caer en llevarnos de "cuatitos" con los alumnos.

    ResponderEliminar
  17. hola maestro,estoy muy de acuerdo con lo que ha planteado,lamentablemente y en consecuencia a la educacion tradicionalista de tiempos pasados y que en muchos casos fue en extrema violenta,"por aquello de que los libros con sangre entran",y la revolucion de los derechos humanos y de los niños,se ha caido en la parte contrapuesta de la educacion,cayendo en muchos casos en la permisividad,excesiva tolerancia y falta de respeto y falta de autoridad por parte del alumnado y entre profesores,es frecuente escuchar"yo soy amigo de los jovenes",por que necesitan sentirse queridos,necesitan quien los escuchen,necesitan un guia y asi efectivamente los jovenes en mi caso,necesitan todo ello.
    Pero existen casos en donde los maestros se sienten uno mas de ellos con las mismas actitudes y tratan de ser amigos mas que maestros.
    considero que no se puedes ser amigo del alumno,el maestro debe representar un ejemplo,una guia,un apoyo,una autoridad ,debe respetar y ser respetado,sentir que pueden ser el apoyo moral de alguien,pero hasta ahi.
    Por que se corre el riesgo de que el maestro pierda autoridad,respeto y jerarquia en el proceso de enseñanza-aprendizaje.
    Con ello no quiero decir que el maestro se vuelva un caquique,o un maestro desinteresado en el alumno,claro que no,el maestro debe conocer a todos y a cada uno de sus alumno,que problemas tiene,tratar de dar una solucion para sus problemas de aprendizaje,hacer sus estimaciones,etc,todo ello con una actitud de empatia,respeto,tolerancia,amor,compromiso y responsabilidad con los alumnos y para los alumnos pero sin cruzar la linea entre el y el alumno.
    logrando con ello que sea recordado y que logre en el alumno un aprendizaje significativo en el.
    como aun yo recuerdo a mi profe: Hipolito Mora de Geografia en la secundaria quien fue el mas temido y estricto con todos,pero aun hoy despues de 20 años aun sigo recordando.

    ResponderEliminar
  18. Dice el Maestro de maestros: "Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero los he llamado amigos, porque les he dado a conocer todo lo que he oído de Mi Padre.

    ResponderEliminar
  19. Ser amigo no es sinónimo de permisividad ni de callar o tapar lo negativo o ilícito creo que se equivoca en enfoque entre ser amigo o ser cómplice es diferente

    ResponderEliminar
  20. Ser amigo no es sinónimo de permisividad ni de callar o tapar lo negativo o ilícito creo que se equivoca en enfoque entre ser amigo o ser cómplice es diferente

    ResponderEliminar
  21. Bueno, yo creo que en realidad si hay una carga afectiva pero no por eso los maestros son amigos¨de sus alumnos, ellos solo hacen su trabajo como docente y desean realizarlo de la mejor manera posible, la amabilidad o simpatía en varios casos es utilizada para que sus alumnos tomen confianza en sí mismos y así no sentirse reprimidos al momento de hacer una pregunta. Yo soy estudiante y ansío ser profesora, por lo que he estado enfocándome un poco en la relación profesor-alumno y por más que un alumno muestre virtudes frente al docente muchas veces juegan un papel distinto a sus espaldas y la simpatía frente a ellos, esa armonía y cariño se vuelve rencor.
    Una vez me dijeron: los alumnos son los más traidores.
    No todos pienso yo, pero el docente ejerce su trabajo de buena forma y el alumno comprende y se educa hasta cierto punto de adhesión.

    ResponderEliminar
  22. B.D. SOY DOCENTE ... PIENSO QUE TODO VA A DEPENDER DEL GRADO DE MADUREZ Y DEL TIPO DE ESTUDIANTES SEGUN LA EDAD--- LA MADUREZ DEL ESTUDIANTE LO LLEVA A COMPRENDER LA AMISTAD Y RESPETO CON RESPONSABILIDAD QUE LE RINDA EL DOCENTE.. EL NIÑO ENTIENDE Y BUSCA EL AFECTO,CARIÑO, AYUDA QUE LE BRIDA EL MAESTRO..Y EL DOCENTE DEBERA ACTUAR DESDE ESE PUNTO DE VISTA Y DE LA ENSEÑANZA. PORQUE UNOS NECESITAN MAS QUE OTROS.. PERO UN VERDADERO AMUGUISMO NO SE PUEDE DAR XQ SE PIERDE DE ALGUNA MANERA EL RESPETO Y LA RESNSABILIDAD

    ResponderEliminar

Tu opinión es siempre importante. Muchas Gracias