jueves, 6 de febrero de 2014

El silencio como valor pedagógico

A propósito de un prolongado silencio en este espacio, me puse a pensar en el valor pedagógico del silencio. El silencio no es una ausencia real, solo temporal, no es desconexión, es estar sin una manifestación notaria, no obstante, es también una forma de estar. Silencio no es estar invisible, es abstraerse para pensar, reflexionar, meditar, respirar, tomar fuerza o simplemente para no decir o expresar algo.
En el aula, solemos pedir a nuestros niños que "guarden silencio" en variadas circunstancias, en la mayoría de situaciones, es para lograr que nos escuchen, ya sean nuestras explicaciones, nuestras instrucciones o reflexiones, silencio para ser escuchados. En otras, es para lograr un espacio de "tranquilidad",  deseamos que nuestros estudiantes trabajen en silencio, permanezcan en silencio. Es frecuente, entonces,que busquemos el silencio en nuestros estudiantes para lograr un efecto positivo, entiendo, sobre los aprendizajes y en otros casos, para que podamos influir en los comportamientos y actitudes de nuestros niños y adolescentes.
Como adultos, en nuestras relaciones interpersonales, es muy poco frecuente que alguien nos pida guardar silencio. Es por el contrario, frecuente, que como  adultos, busquemos el silencio. Que los busquemos por ejemplo, para meditar, para pensar en nuestros asuntos personales. Cuando requerimos tomar una decisión, muchas veces solemos buscar espacios solos, espacios silenciosos para pensar con profundidad, hasta podemos buscar el aislamiento, para muchos, si no obtenemos el silencio necesario, no podemos lograr los resultados esperados en nuestra reflexión, decisión o meditación.
Regresemos al aula. ¿En momento le enseñamos a nuestros niños y adolescentes a reconocer en el silencio un valor pedagógico que nos puede facilitar un mejor conocimiento sobre nosotros mismos? 
Gardner, señala en su planteamiento de las inteligencia múltiples que existen dos de ellas, que denotan el conocimiento de sí mismo (Inteligencia Intrapersonal) y el conocimiento de los demás (Inteligencia Interpersonal), considero que el silencio, constituye un medio que coadyuva al desarrollo de estas dos inteligencias mencionadas. El silencio para descubrirse y potenciar el conocimiento de uno mismo, el silencio para permitirnos conocer a los demás, escuchándolos, observándolos, reflexionando sobre las actitudes y comportamientos de los demás. Goleman, también habla de las competencias de autoconocimiento, de autoregulación, de empatía, entre otras, en estos casos, el silencio adquiere un valor significativo, puesto que nos permite ahondar en nosotros mismos y en el entendimiento de los demás,
He querido encontrar un valor agregado al silencio, más allá de lo que acontece cotidianamente en nuestras aulas como un pedido casi automático  y monótono. Estamos perdiendo la oportunidad de considerarlo como un medio importante para el crecimiento personal de los niños y adolescentes. Ayudémoslos para que a través del silencio, se escuchen a sí mismos y se  descubran, se encuentren con sus ideas, sentimientos y pensamientos, para que también mediante el silencio, escuchen y descubran a los demás.
¿Cómo usas el silencio con tus estudiantes? ¿Qué valor pedagógico tiene en tu acción educativa?

17 comentarios:

  1. Preciosa reflexión sobre el silencio, utilizado como elemento positivo en el aula. Con supermiso, lo compartiremos en nuestras redes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias nuevamente Teresa por tus reflexiones y me deleité también con tu publicación. Vamos en sintonía. Gracias

      Eliminar
    2. Importantísimo, què haríamos sin el silencio, no podríamos dialogar los niños no tendían la oportunidad e aprender

      Eliminar
    3. Gracias Danila por tu comentario. Así es, el silencio es una oportunidad de aprendizaje, no como medida disciplinaria, sino como espacio de crecimiento

      Eliminar
  2. ELSILENCIO ES TSMBIÉRN ESENCIAL E IMP´RESCINDIBLE EN EL SILENCIO ABSOLUTO DE LOS CELULARES Y FAMODSAS TABLETS.
    INNUMERABLES ESTUDIOS CORROBORAN EL STRESS ADICIONAL QUE TODOS ELLOS GENERAN, ADEMÁS DE LA EVIDENTE DISTRACCIÓN DE TODO EL ALUMNADO. SI SE PIERDE LA COORDINACIÓN Y LA ATENCIÓN, SE PIERDE EL LOGRO DE UNA CALIDAD INVALORABLE EN EL AULA.
    GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Gabriel por tus comentarios. Te doy toda la razón. El silencio evita distracciones, sobretodo aquellas vinculadas con el uso innecesario de la tecnología. Planteo el uso del silencio como una posibilidad de autoconocimiento y de conocimiento a los demás.

      Eliminar
  3. Me gusta mucho la idea de alejar el silencio de constituir un elemento disciplinar (orden en el aula) para instituirlo como elemento de desarrollo personal, como parte de la competencia que incide en el desarrollo de la propia persona. Gracias por la reflexión, muy oportuna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio por tu comentario. Efectivamente, eso busco, alejar el concepto de silencio como una actitud clásica y casi inconsciente de provocarlo con la única finalidad de control. El silencio es mucho más que eso.

      Eliminar
  4. Qué buena reflexión. Hoy nos cuesta tanto encontrar espacios para estar en silencio y compartir el silencio.Hay que promover esta idea para aumentar la inteligencia emocional en los estudiantes, los beneficiaríamos mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luz por tu reflexión. Comparto tu intención. Hay que incrementar, desarrollar espacios de silencio, con fines pedagógicos y de desarrollo emocional.

      Eliminar
  5. En una sociedad donde reina el bullicio, es preciso reconocer en el silencio la oportunidad para encontrarnos a nosotros mismos y a los demás , valorizar en el la capacidad de reflexion y atención a lo que nos rodea ; Yo trabajo con niños pequeños y he visto junto a ellos que el silencio esta ligado en ellos naturalmente en las actividades que mas disfrutan: en los juegos de razonamiento, en las actividades de lectura en los diálogos grupales y asamblea de aula es indispensable valorizar el silencio en nuestras escuelas y verlo como una oportunidad mas para el desarrollo nuestros estudiantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lina por tu importante reflexión. Ene efecto, el silencio, nos aporta una riqueza en el desarrollo personal y en nuestro crecimiento.Imagino lo interesante que debe ser tu trabajo con los niños pequeños y disfrutar con ellos. Todos los espacios y oportunidades de aprendizaje resultan valiosos para aprovecharlos desde esta perspectiva del valor del silencio. Gracias

      Eliminar
  6. Muchas gracias César, me uno a los comentarios de los compañeros, me ha parecido muy interesante el valor pedagógico que le das al silencio, ya que vivimos en una extresante sociedad en la que recibimos tanta información y ésta pasa tan deprisa que debemos de tener momentos de silencio para poder reflexionar, y dejar pasar tantos pensamientos a la vez por nuestra mente. Yo uniría ese silencio a algún pensamiento o imagen positiva, ya que con los niños y niñas hay que trabajar la atención, y para pequeños y grandes es difícil dejar nuestra mente alejada de tanto estrés. Sería interesante que se enseñara y se practicara en el aula, la meditación y concentración en lo que uno quiere, con momentos de silencio, pudiendo alejar de nuestra mente lo que no nos gusta y nos afecta. Los niños también sufren y lo pasan mal, si ellos aprenden desde pequeños a alejar de su mente todo eso y centrarse en valores positivos, todos podríamos tener una vida más feliz, en la que sepamos y necesitemos esos momentos de silencio, reflexión y autoayuda para superar los cambios que se producen. Estoy contigo Cesar en que hay que aprovechar todos los espacios y oportunidades para fomentar el silencio y el aprendizaje de uno mismo, de los demás y del mundo. A través de los sentidos y trabajando las emociones y sentimientos, se aprende mucho más, a veces nos olvidamos de utilizarlos…

    ResponderEliminar
  7. Merche gracias. Que importante lo que dices y lo que compartes respecto al uso pedagógico del silencio. Sin duda, vamos poniendo sobre la mesa un tema que como voy viendo, se ha trabajado muy "silenciosamente", pues habría que hacer un poquito de ruido con nuestro silencio y difundir a nuestros compañeros lo importante qué es para nuestros niños y para nosotros también. El fin más importante de la educación es el desarrollo y crecimiento de la persona y nos hemos creído que este desarrollo se alcanza con mucho de lo cognitivo y muy poco de nuestra reflexión y autoconocimiento. Hoy sabemos que no es así. Gracias nuevamente Merche

    ResponderEliminar
  8. Como maestra, valoro inmensamente el silencio y me ayuda a centrarme nuevamente y retomar fuerza para seguir trabajando con niños que desgraciadamente no valoran el silencio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luisi por tu comentario al mismo tiempo aporte. Efectivamente, de eso se trata de valorar el silencio como una oportunidad y como una herramienta para nosotros como educadores y adultos y para los niños y estudiantes, como posibilidad para su crecimiento y desarrollo personal. Gracias

      Eliminar
  9. Muy linda e interesante tu reflexión sobre el silencio, tan valioso en estos días donde lo que más abunda es el bullicio. Incluso debo decirte que el bullicio no es solo externo, es interno! Es muy difícil tener un momento prolongado de concentración, los pensamientos nos asaltan y revolotean en la mente. Imaginemos lo que pasa por la cabecita de los niños y jóvenes. Gracias por la reflexión!

    ResponderEliminar

Tu opinión es siempre importante. Muchas Gracias