jueves, 10 de mayo de 2012

Escuelas éticas

¿Qué es una escuela ética?,  ¿Cuándo se puede afirmar que la es? ¿Cómo se logra?
Desde mi perspectiva, un punto inicial es entender qué es la ética.
Empezaré por decir lo que no es. No es un conjunto de normas o de reglas que establecen lo que está bien o lo que está mal. No se pregunta por lo qué hay que hacer, sino por qué hay que hacer. La ética es el saber práctico que le permite a la persona actuar racionalmente dentro de un marco de valores en los que cree y que  orientan su comportamiento y,  ante los cuales  se pregunta y reflexiona de manera permanente.
En síntesis, la ética es una herramienta  que nos conduce a una reflexión  sobre nuestros comportamientos dentro de un marco valorativo y que permite guardar la coherencia entre dichos valores y nuestros actos.
Estos valores no son cualesquiera, son aquellos que nos hacen mejores personas, que nos hacen más humanos y que pueden ser llamados valores humanos. Esos valores, son los marcos axiológicos de nuestros comportamientos y sobre los cuales la ética nos  permite reflexionar racionalmente.
Un escuela ética, entonces, será aquella que asume como marco valorativo, aquellos que pemiten que nuestros estudiantes, docentes, familias y comunidad, los asuman como parte de un proceso reflexivo y no como una imposición o acciones de inculcación. Pero, además será aquella, que como organización y constituída por personas humanas, hayan integrado como esencia de su dinámica y de su mejoramiento, los procesos de reflexión que actúen como práctica permanente por parte de todos los que integran la comunidad educativa.
Entonces, ya se puede deducir, que no se trata de que la escuela aplique programas específicos para que cognitivamente se "entienda" lo qué es la ética y qué implicancias tiene sobre el comportamiento. La escuela ética, no es aquella que asume un programa de trabajo como elemento externo, tal vez interesante e importante, pero que no se produce como consecuencia de los procesos reflexivos instalados en la institución.
En otras palabras, la inclusión de talleres, cursos o similares sobre ética, no hacen que la escuela lo sea. El asunto no va por la inclusión o no de cursos o programas, sino por una cultura que se hace reflexiva, que se va haciendo ética, y es en esa medida que se convierte en tal.
No existen recetas para que una escuela pueda ser denominada como ética. Considero que hay tres componentes fundamentales para iniciar el camino:
  • Hacer que una escuela pueda ser denominada como ética, sopone que toda la institución, sin excepciones, haya asumido el compromiso de convertirla, de transformarla en ética y de asumir que es un proceso de construcción colectiva y al mismo tiempo de voluntad personal.
  • Un segundo componente es la formación. Esta debe darse en todos los que integran la comunidad educativa y deben afectarse no solo en una dimensión cognitiva, de entendimiento y comprensión, sino también en una dimensión actitudinal y emocional
  • Y, un tercer componente implica, que toda la institución tenga la disposición y el carácter de asumir los cambios  en su funcionamiento. La escuela ya no volverá a ser la misma.
Hablar de escuelas éticas, es también hablar del mejoramiento de la calidad  de la acción y la práctica educativa, porque solo siendo conscientes de lo que hacemos como personas y como profesionales, seremos capaces de transformar nuestra educación. Es la comunidad educativa, la que será consciente de su necesaria transformación y no las miradas externas la que hagan el papel de consciencia externa. La escuela debe ejercitar su conscienica a partrir de sus propios procesos para su transformación y no al revés.

7 comentarios:

  1. Dr. Uribe: Agradezco muchísimo sus artículos. Este es especialmente importante para mi, dada la responsabilidad que se me ha encargado de implementar y ejecutar el proyecto ESCUELAS ÉTICAS en 3 regiones del Perú por Adra y USAID.
    Sigo atenta a sus artículos.
    Atte.,Prof. Caroll

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a Ti Caroll, es una motivación compartida.

      Eliminar
  2. César, justo hoy andaba pensando en la escuela, pero desde el ámbito de lo que los demás quieren que sea, justo creo entender lo de las miradas externas. En gran medida la escuela se ha vuelto este círculo vicioso de lo que los demás queramos que sea. Veo las programaciones o el propio PEI aveces muy frío con palabras muy técnicas. A pesar de esto suelo verlas con sorpresa y gusto, puesto que en algunas ocasiones veo que es diferente en la realidad. Los verdaderos maestras y maestros peruanos dan mucho más que valores constituidos por palabras en un emblema, y quizás den en todo caso su esfuerzo por prevalecer aquellos valores constituidos por toda una vida a sus estudiantes.

    Lo que me causa disgusto es que el discurso teórico no sea coherente con la realidad, pareciera que se ponen trabas para que el maestro se exprese tal y como ES, y como consecuencia se sienta orgulloso de su práctica. Ver en las programaciones o finalidades de la clase que , por ejemplo, " al final de esta clase quisiera que mis estudiantes se lleven una sonrisa algo con lo que les aligere la carga durante el día, y quizás puedan conversarlo con sus padres o amigos más cercanos...". Esto aún no lo veo. Y es porque en gran medida nos limitamos a seguir los estándares ya dados, los valores VOX Populi, lo que demanda el director o promotor, lo que demandan las nuevas modas educativas o lo que nos da el ministerio de Educación porque si no , nos jalan como institución: la mirada externa influye en nuestro actuar.

    No hay una reflexión de valores interiorizados, puesto que tenemos miedo de esa mirada externa que nos paraliza y no nos deja ser en escrito y en realidad lo que somos. Entiendo que cada comunidad debería tener un conjunto de valores particulares, pero quizás una escuela ética implicaría un conjunto de valores coherentes con el SER y espíritu de una comunidad educativa. Incluida por supuesto la de nuestros estudiantes. Quiénes son ellos, es incluso más importante de quiénes somos nosotros como institución y educar a partir de sus necesidades es el enfoque que necesita el Perú en estos momentos.

    Gabriel
    Estudiante suyo, y muy orgulloso de su trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gabriel muy interesante tu reflexión. Gracias por tus palabras
      Un abrazo
      César

      Eliminar
  3. Me gusto su articulo y le sugiero seguir escribiendo para nosotros los maestros del Peru: Dios lo bendiga y lo de mas sabiduria

    ResponderEliminar
  4. gracias fue de mucho aporte sobre un informe que tenia que hacer

    ResponderEliminar
  5. ademas que es un articulo muy interesante ya no es como otros todos aburridos

    ResponderEliminar

Tu opinión es siempre importante. Muchas Gracias