martes, 15 de mayo de 2012

Actitud profesional o valores profesionales

Con regularidad cuando nos sentimos maltratados ante la atención de un profesional o sentimos su indiferencia y frialdad en el trato, nos preguntamos ¿dónde habrá sido formado? ¿si se equivocó de profesión? ¿si su familia no le enseñó acerca del valor de las personas? y cien preguntas más.
Cada vez parece menos soprendente, que ante un médico, abogado, maestro, psicólogo u otro profesional que trate con personas, nos topemos con una persona que contradictoriamente, poco le interesa  la persona.
El dolor humano, muy frecuente en los ámbitos de la medicina, parece ser totalmente ajeno al profesional que se formó para tratarlo, para comprenderlo y para recuperarlo. La esencia de las carreras en ciencias de la salud y específicamente la profesión médica y enfermería, es recuperar a la persona, y la persona enferma o doliente, requiere de la atención, de la comprensión de estos profesionales y no sólo de una camilla, de un fármaco para sentirse "bien".
La angustia, el desconcierto y el miedo que lleva a una persona a recurrir a una consulta jurídica o en búsqueda de la justicia, parece no ser comprendida, sino es solo a la luz de un código, de un procedimiento o de un reconocimiento económico.
El desconcierto de un niño que no entiende, que no sabe cómo actuar o responder, que se enfrenta a un mundo ajeno a lo que le es familiar, lejano de sus conocimientos, muchas veces es abandonado por quien debería comprenderlo, atenderlo y lograr en ese niño desconcertado el aprendizaje necesario para comprender lo nuevo.
Tengo la impresión, que muchos de nosotros, profesionales, hemos sido formados para dominar las técnicas, las estrategias, para una correcta aplicación, pero poco hemos recibido para comprender  al ser humano, para comprender  a la persona como una unidad, como un ser complejo, con su dolor, su historia, sus percepciones y sus sentimientos. Si somos ajenos al dolor, al desconcierto, al desconocimiento, a la angustia humana ¿cómo hacemos entonces para contar con más seres humanos, con más personas que sean más humanas?
Debemos tratarnos como humanos para ser más humanos. Si  el profesional no es capaz de re conocer a la persona como humana y no le otorga el valor que se merece por sí misma, entonces estamos  casi condenados a perder lo poco que de humanidad todavía tenemos. Este es un llamado a reconsiderar lo que hacemos como profesionales y cómo lo hacemos, es un llamado a reflexionar que hay una urgencia: valorar lo humano como eje de nuestras acciones.

2 comentarios:

  1. César, me saco el sombrero!!!
    Soy profesora de matemática del Colegio Nacional de Buenos Aires y de varios ámbitos de la universidad.
    Al leerte, no podía creer tanta coincidencia con tus apreciaciones!
    Mi misión es lograr que el niño, adolescente, adulto sientan que “todo es posible” en cuanto a aprendizaje. Sostengo que no hay tema que, dadas las condiciones previas para poder acceder a su abordaje, sea vedado a quien tenga o quiera investigarlo.
    Descubro permanentemente que los alumnos se sorprenden ante la frescura con que enfrentamos los contenidos, dejamos de lado los preconceptos y nos "tiramos a la pileta". Comprueban que "pueden nadar"!!! Algunos antes… otros después, pero todos lo logran desde la confianza en sí mismos. Destaquemos la razón de ese entusiasmo: se sienten personas con posibilidades, libres de ese peso angustioso del bloqueo psicológico que se fue arraigando desde pequeños en torno a "la matemática". Tengo varias cosas escritas desde lo divertido que generan entusiasmo en lugar de fastidio ... En una oportunidad, una alumna me dijo: ¡Gracias por hacer que la matemática sea algo que se pueda entender!
    Vemos que hasta influye en la disposición frente al estudio en general. No solamente tiene que ver con la intención del profesional de rescatar a ese ser humano, sino de tratar de lograr que "desaprendan" ideas culturales que son muy fuertes a la hora de tener que estudiar.
    Te dejo el link de un videito que armamos con unas colegas que enfoca esta problemática:

    http://www.youtube.com/watch?v=HRlovn6F7uQ

    Gracias por compartir tu preocupación!
    Es el germen del cambio.
    Betty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Betty agradezco tus comentarios y además compartir tu experiencia en la formación matemática de los niños. Pues solo debo agregar que entre la disposición del docente (actitud profesional) y los prejuicios de la sociedad ante el aprendizaje de la matemática, no constituyen la mejor pareja educativa. Hay mucho por hacer y debemos liberar al mismo tiempo tantas erróneas creencias tanto de los que nos toca como profesionales de la educación, así como sobre determinadas disciplinas como la matemática. Gracias por tus comentarios y aportes
      César U

      Eliminar

Tu opinión es siempre importante. Muchas Gracias