domingo, 9 de agosto de 2009

Formación Ética del docente (tercera parte)

ENSEÑAR NO ES TRANFERIR CONOCIMIENTOS (Paulo Freire) Enseñar es crear posibilidades para su propia construcción por lo tanto: El docente debe ser abierto a: las indagaciones – curiosidad sin inhibiciones - El docente debe ser crítico - El docente debe ser indagador - El docente debe ser humilde
  • ENSEÑAR EXIGE CONCIENCIA DEL INACABAMIENTO
  • ENSEÑAR EXIGE EL RECONOCIMIENTO DE SER CONDICIONADO: la persona es un ser condicionado pero consciente de su inacabamiento. El condicionamiento puede ser superado, el determinismo NO.
  • ENSEÑAR EXIGE RESPETO A LA AUTONOMÍA DEL SER DEL EDUCANDO
  • ENSEÑAR EXIGE UN BUEN JUICIO: exige de mí una reflexión crítica permanente sobre mi práctica, a través de la cual yo voy evaluando mi propio actuar con los educandos. Las cualidades o virtudes son construidas por nosotros al imponernos el esfuerzo de disminuir la distancia que existe entre lo que decimos y lo que hacemos (coherencia).
  • ENSEÑAR EXIGE HUMILDAD, TOLERANCIA Y UNA LUCHA EN DEFENSA DE LOS DERECHOS DE LOS EDUCADORES.
  • ENSEÑAR EXIGE LA APREHENSIÓN DE LA REALIDAD: la capacidad de aprender, no sólo para adaptarnos sino sobre todo para transformar la realidad, para intervenir en ella y recrearla, habla de nuestra educabilidad. Antes que nada mi posición debe ser de respeto a la persona que quiere cambiar o que se niegue a cambiar. No puedo negarle ni esconderle mi posición, pero no puedo desconocer su derecho a rechazarla.
  • ENSEÑAR EXIGE ALEGRÍA Y ESPERANZA: clima y atmósfera del espacio pedagógico, siempre deben ser una preocupación. No podemos eximirnos de la esperanza porque es humana.
  • ENSEÑAR EXIGE LA CONVICCIÓN DE QUE EL CAMBIO ES POSIBLE: Se necesita ir “leyendo” cada vez mejor la lectura del mundo. No puedo de ninguna manera dejar de considerar su saber hecho de la experiencia. Su explicación del mundo, de la que forma parte la comprensión de su propia presencia en el mundo. No puedo imponer arrogantemente mi saber como “verdadero”.
  • ENSEÑAR EXIGE CURIOSIDAD: una práctica como negación de la experiencia formadora es la que dificulta o inhibe la curiosidad. Los procedimientos paternalistas o autoritarios impiden o dificultan el ejercicio de la curiosidad.
    Tomando en cuenta lo mencionado, entonces nos corresponde ingresar más de fondo a la Formación ética en el sistema educativo.

LA FORMACIÓN ÉTICA EN EL SISTEMA EDUCATIVO
Los diversos sistemas educativos asumidos por los países han desarrollado desde distintas perspectivas el abordaje de la formación de los estudiantes y de los docentes, en especial sobre aquellos aspectos que constituyen los aspectos más esenciales de la persona, me refiero a los valores de la persona y a la ética como la disciplina aplicada de los mismos.
Lo que la experiencia ha demostrado es que en la formulación de programas de formación, así como en los aspectos curriculares se pueden leer los enunciados al respecto, sin embargo, aún resulta difícil contar con información lo suficientemente válida para sostener si esos programas o competencias curriculares han dado los resultados esperados. Por supuesto que los impactos son de mediano y largo plazo y seguramente en muchos casos aún están siendo trabajados.
Dentro de estas propuestas podemos enumerar algunos tipos:
a. A través de inclusión de asignaturas. Esta perspectiva obedece a una lógica cognitiva, considerando que el aprendizaje de conceptos y postulados son suficientes para que sean asimilados o incorporados a los comportamientos.
b. A través de perspectivas mixtas (asignaturas – talleres). Se agrega a las asignaturas espacios en las que se propicia la discusión y el análisis, así como el ensayo o entrenamiento en algunos comportamientos.
c. Transversalización del contenido. Algo ya habíamos mencionado anteriormente, y está referido a como desde determinado concepto o conceptos transversales se dejan visualizar en los distintos espacios educativos estas intencionalidades con la finalidad de cubrir toda oportunidad de desarrollarlos.
d. Uso de herramientas reflexivas. Esta perspectiva no busca trabajar conceptos o contenidos específicos, sino utiliza los contenidos y prácticas en uso para que a partir de ellas se desarrolle un conjunto de herramientas que permitan una reflexión, que va desde la identificación del problema (realidad), pasando por el análisis, autoanálisis, contrastación, extrapolación, aplicación y vuelta a la realidad. Los procesos reflexivos son una herramienta que regula nuestros comportamientos profesionales.
Deseo detenerme en este punto, para sostener que en mi experiencia en educación en sus distintas modalidades, he aprendido que durante muchos años hemos sostenido la importancia del conocer y luego la importancia de hacer práctica de lo conocido, en ocasiones en el vacío. Los procesos reflexivos parten de la realidad y regresan a ella, y esto es muy valioso en educación.
En mi búsqueda de lograr que nuestras actitudes y comportamientos den un giro hacia los valores morales o éticos que todos aspiramos hoy en día, me encontré con conceptos valiosos y que han logrado que mi visión del problema cambie.
Según Aristóteles se entiende la ética como saber práctico, trata de orientarnos sobre qué debemos hacer para conducir nuestra vida de un modo bueno y justo, cómo debemos actuar, qué decisión es la más correcta en cada caso concreto para la que la vida sea buena en su conjunto. Intenta mostrarnos cómo conducirnos adecuadamente en el conjunto de nuestra vida. (Cortina, 2001). Desde esta tradición es la voluntad y la conciencia la que ejerce dominio sobre nuestras conductas. Sabemos empíricamente que esto no funciona siempre con la misma eficiencia y con la misma frecuencia. Por ello pensar en desarrollar en la formación docente procesos reflexivos, se convierte en una posibilidad que nos acerca a esta vieja aspiración de vivir éticamente, vale decir haciendo lo correcto, lo bueno y lo pleno.
La ética entonces no es un conjunto de reglas o normas en especial, sino es el ejercicio permanente de reflexión sobre nuestras propias prácticas de vida. En ese intento de hacer realidad nuestros sueños en el año 2005 en el Ministerio de Educación (MED) del Perú se conformó una comisión de trabajo para elaborar la propuesta de formación ética del estudiante, con el objetivo de lograr en los estudiantes vivir los valores y la ciudadanía.

1 comentario:

  1. Profesor César, quiero expresarle mi agradecimiento por la motivación a la reflexión docente en el curso de Seminario de Etica Profesional, son lecciones muy valiosas que me servirán para un mejor ejercicio docente. Muchas gracias
    Carmen

    ResponderEliminar

Tu opinión es siempre importante. Muchas Gracias